Menu

Lleva Chanel a La Habana remembranza del glamour de la Cuba de antaño

Click to view slideshow.

LA HABANA, 4 de mayo (Al Momento Noticias).- La firma Chanel recuperó el glamour que reinaba en Cuba en los años cuarenta y cincuenta en un insólito desfile en La Habana de su nueva colección Crucero, en la que también se hicieron guiños a la Revolución, con prendas verdeolivo y gorras al estilo Che Guevara, junto a estampados étnicos de inspiración afro-cubana.

El director creativo de la “maison” francesa, Karl Lagerfeld, combinó el eclecticismo cubano, sin perder en este salto al Caribe los sellos de identidad de la casa Chanel: la elegancia de la combinación del blanco y negro y su mítico tweed.

“Finalmente el mundo se abre a Cuba. Todos quieren venir a conocer la manzana prohibida, todos quieren descubrirla, saborearla, disfrutarla, explorarla”, dijo Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro y directora del Centro Nacional de Educación Sexual.

La modelo británica Stella Tennant, musa de Lagerfeld, abrió el desfile con un look andrógino de chaqueta-pantalón en blanco y negro, el clásico zapato bicolor con cordones y sombrero panamá, conjunto que revivió la sofisticación del estilo dandy que se veía entre la alta sociedad cubana de antaño.

Entre las propuestas de entretiempo de la firma para la próxima temporada tuvieron un espacio relevante las prendas en tonos verdeolivo, el color de los uniformes guerrilleros de la Revolución cubana; y la mítica gorra que siempre llevaba el “Che” Guevara, aunque en una versión de lujo bordada con lentejuelas.

Sedas y gasas sirvieron al “káiser” de la moda para estampar en prendas más relajadas e informales coloridos motivos de inspiración afro-cubana, e incluso dibujos de los clásicos coches americanos que todavía circulan por la isla conocidos como almendrones.

Casi media hora de desfile y una sencilla escenografía fueron suficientes para que el bulevar del céntrico Paseo del Prado de La Habana se transformara en una elegante pasarela, que culminó con la aparición de Lagerfeld y un estallido de ritmo en forma de conga cubana que sacó a bailar a las modelos en plena calle.

La “top model” brasileña Gisele Bündchen, el actor Vin Diesel -que participa en el rodaje en La Habana de una nueva entrega de la saga “Rapido y Furioso”-, o el dúo cubano Gente de Zona fueron los invitados del “front row” que más expectación suscitaron entre los asistentes y los cubanos que se acercaron a curiosear por los alrededores.

Las actrices Geraldine Chaplin y Tilda Swinton o la modelo Alice Dellal -todas musas de Lagerfeld-, la actriz cubana Ana de Armas o referentes del mundo de la moda como Carine Roitfeld, antigua directora de la revista Vogue Paris, y su sucesora Emmanuelle Alt, tampoco se perdieron el evento, insólito en la isla comunista y que supone el primer desfile de la firma en Latinoamérica.

Las últimas tendencias con etiqueta “smart casual” que exigía la invitación al desfile contrastaba con la estampa, más popular y cotidiana, que se veía en los balcones de los desvencijados edificios de fachadas desconchadas de los alrededores.

Sorprendidos de ver un espectáculo poco habitual en una isla comunista, por décadas ajena a los circuitos de la moda, decenas de vecinos y curiosos se congregaron en los balcones para ver desde las alturas las propuestas de la nueva Colección Crucero de Chanel, de precios inaccesibles para el bolsillo cubano.

Después del desfile, la firma trasladó su fiesta a la Plaza de la Catedral, donde se instaló un provisional “ranchón” -edificación de paja típica de la Cuba rural- en el que se bebieron cócteles cubanos, se escuchó mambo y son del Septeto Habanero y se degustaron platos elaborados por el famoso paladar “La Guarida” de La Habana.

Para completar la experiencia genuinamente cubana, todos los invitados fueron trasladados al desfile y a la fiesta posterior en los clásicos automóviles estadunidenses, descapotables y de llamativos colores, que todavía circulan por las calles de La Habana.

En la fiesta posterior se volvió a ver, con una llamativa chaqueta brillante que rompía la sobriedad de su clásico atuendo blanco y negro, a un esquivo Karl Lagerfeld, que llevó a las isla un momento inédito en la moda de Cuba al protagonizar el primer desfile de una firma de lujo, y el primero de Chanel en América Latina.

El espectáculo de la casa francesa se suma a otros hechos que están marcando la historia cubana como la reciente visita del presidente Barack Obama, el concierto gratuito de los Rolling Stones, la filmación de la saga de “Fast and Furious” o el arribo del primer crucero turístico procedente de Miami, después de 50 años.

“Fue muy interesante y demasiado nostálgico quizá: mucho habano, colores, y sombreros de otra época. Vi representada una Cuba que no es la que más me interesa ahora mismo, porque la de hoy es otra Cuba, más contemporánea”, señaló Idania del Río, una diseñadora y emprendedora de 33 años.

“Nuestro país está de moda (…) Hemos tenido varios acontecimientos, los Rolling Stones, la visita de muchos artistas norteamericanos. Incluso hemos cancelado los conciertos que teníamos para llegar a este acontecimiento cultural, grande”, señaló Alexander Delgado, cantante del dúo de reggaetón Gente de Zona.

Antes del triunfo de la revolución en 1959, Cuba contaba con una industria de diversión que incluía cabarets, casinos y zonas de tolerancia.

Desde famosos de Hollywood hasta mafiosos estadunidenses paseaban su glamour por la isla, que de a poco vuelve a recuperar su encanto para el mundo sin renunciar al comunismo.

AMN.MX/bhr

Dejar comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingresa el resultado *